Suculentas: la mejor hora para regar

Para saber en qué momento del día es mejor regar, debemos conocer cómo es el metabolismo de las suculentas, ya que de esto depende el flujo de agua en la planta y determina en qué momento del día la absorbe mejor.

La gran mayoría de las suculentas tienen un metabolismo llamado CAM (proveniente del inglés "Crassulacean Acid Metabolism"), lo que significa que abren sus estomas (que son poros que tienen en las hojas y tallos) durante la noche y los cierran durante el día. Por medio de los estomas se transpira agua y se absorbe CO2. Este metabolismo es una adaptación para sobrevivir a condiciones de sequía por más tiempo, ya que evita que se pierda agua por transpiración durante el día, que son las horas más cálidas.

¿Por qué nos interesa saber esto?, porque significa que al regar en la noche, cuando tiene los estomas abiertos, la planta puede absorber mejor el agua, junto con los nutrientes, desde la raíz (gracias a la presión negativa que se produce) y transpirar toda el agua de exceso mediante estos poros abiertos y solo retener la necesaria.

Es muy importante que las suculentas estén hidratadas por la noche, ya que, si no están hidratadas y el ambiente está muy seco, no abrirán sus estomas en la noche y por consiguiente no absorberán nutrientes de la tierra ni CO2 del aire, el cual es indispensable para el proceso de fotosíntesis, que es donde se producen los azúcares que necesitan para vivir y crecer. Por lo que, si las suculentas están hidratadas por la noche, crecerán más rápido. Al llegar la mañana ellas ya estarán hidratadas, el exceso de agua se habrá transpirado o drenado por la maceta y toda la humedad de la tierra que sobra se evaporará con el sol y el calor del día.

Muchos creen que dejar la tierra mojada toda la noche causará hongos, es importante recalcar que los hongos sólo prosperarán si:

1) Riegas cuando la planta no lo requiere (ve post “Suculentas: cómo saber cuándo necesitan riego”).

2) El sustrato no drena bien y no es el adecuado para suculentas (evita los sustratos con mucha materia orgánica porque retienen mucha agua).

3) Mojas las hojas cuando la humedad del ambiente es alta (ya sea porque vives en un clima húmedo o porque esos días/noches han estado húmedos).

Sin embargo, si tus plantas están deshidratadas puedes regarlas a cualquier hora, no importa si es en la mañana o a mediodía, solo que tendrá que ser un riego muy ligero, solamente para humedecer la capa superficial de la tierra. Si haces un riego abundante durante el día y hace mucho calor, corres el riesgo que suceda que las células de las hojas o tallos se “hinchen” y revienten por el exceso de humedad y calor, causando síntomas parecidos a los de una pudrición por hongos, lo cual mucha gente confunde, pero no es por hongos, si no por un golpe de calor, donde se destruyen las células cuando se combina mucha humedad y calor. Recuerda que las suculentas están adaptadas al calor, pero en ambientes secos, no húmedos.

Aun así, muchas especies de suculentas sí soportan riegos profundos durante el día, en días calientes, sin verse afectadas (sobretodo en ambientes secos); y otras son más delicadas y, aunque estén un poco deshidratadas, en días húmedos y calientes les puede suceder un golpe de calor. Es cuestión de que vayas probando y viendo cuáles se adaptan bien a tus condiciones y resguardar las más delicadas del calor cuando haya mucha humedad. Recuerda que la humedad alta es la principal enemiga de las suculentas.

En resumen, hay que regar solo cuando las plantas lo requieran, de preferencia por la noche y asegurarse de que el sustrato drene bien y sea el adecuado. Con estos cuidados, y una muy buena iluminación, tendrás suculentas sanas y felices.

Recibe todo lo nuevo en tu correo

Hecho en México por nosotros.

2023. Derechos reservados.